Esta serie comienza en mi imaginación, y nace de la vulnerabilidad de los seres a las diferentes adversidades.

Usted podrá ver el contraste entre la primera y la última imagen. En la primera ves un ser triste y vulnerable, y en la última ves un ser fuerte, firme y brillante.

Es un reconocimiento personal, donde la conciencia es su esencia misma. La serie presenta una ruta donde no hay conciencia al principio y luego el vacío existencial te lleva a este nuevo viaje.

Esta serie es parte de un trabajo maravilloso, pensado y sentido durante mucho tiempo, donde la imaginación es plasmada en forma física. Representa un mundo para todos los seres, lleno de dificultades y luchas, logra redefinir, reinventar y vencer.

Este trabajo consta de tres partes, una etapa oscura, una etapa de transición y una etapa de esperanza y lucha. En mi corazón, los diferentes formas personifican a la Madre Tierra, los animales, el mar, los árboles y los seres humanos, independientemente de su edad o género. ¿Por qué los represento a todos con una mujer? Todas estas imágenes son autorretratos, y quiero que mi cuerpo se mueva como mi mente había imaginado cada imagen.

“El arte nos ayuda a personificar lo que visualizado, captar lo imaginario y transmitir nuestros pensamientos”

–   Gabriela Segura

Como dijo Hugo Von Hofmannsthal: “Sólo los artistas y los niños ven la vida como es”