Lo primero que debemos entender es que con el arte encontramos la belleza dentro de nosotros. Esta belleza no es estética, puede ser extraña o diferente, no tiene que ser la belleza tal como la conocemos.

En esta serie tomé muchas fotos, estudié muchas ideas y pasé muchas horas construyendo lo que quiero transmitir. La forma de este trabajo puede parecer extraña, esto depende de cómo lo veas. Cierra los ojos y sumergete en cada imagen, el personaje puede manifestarse en diferentes formas. En la primera imagen puedes ver una sombra dentro del ojo. Es nuestro espíritu que siempre se reflejará a través de nuestros ojos. La posición de los ojos representa la perspectiva en la que puedes ver la vida. Hay diferentes caras, que son las diferentes formas en que enfrentas la vida. Las dos últimas imágenes tienen posiciones diferentes y son las formas que puedes darle a tu mundo. Los colores, los tonos y las texturas también son importantes y todos estos elementos trabajan juntos para descubrir lo que hay dentro: la belleza no es lo que vemos, es lo que sentimos en  una obra de arte.

La forma en que vemos cada momento de nuestras vidas es la forma en que veremos nuestro viaje. Cada momento es una historia diferente, un evento diferente, una lágrima diferente y una sonrisa diferente. El arte te ayudará a ver más allá de tus ojos físicos.

“ ¿Te gustan las imágenes? ¿Son hermosos?

Bueno, dependerá de los ojos con los que lo veas.”

– Gabriela Segura